Yahoo Finanzas

Así te afecta que bajen los tipos de interés

El Banco Central Europeo anunciaba este mediodía una medida histórica: los tipos de interés se rebajan al 0,75%. Es la primera vez en la historia del euro que la institución baja este porcentaje del 1%; nunca se había visto, como tampoco se había visto una crisis económica en la eurozona de tal calibre. No obstante, entre este baile de cifras macroeconómicas, muchos se preguntan. ¿Qué me supone esto? ¿Realmente me afecta? La respuesta es sí, y te explicamos por qué.

Créditos más baratos
Como cualquiera que haya dado clase de economía en el instituto o en la universidad, se enseña siempre que los tipos de interés son realmente el precio del dinero: cuanto más altos, más caros y viceversa. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente, los tipos de interés del BCE marcan el valor del dinero que esta institución presta a los demás bancos del mundo; entre ellos los españoles. Por tanto, si a los bancos españoles les prestan dinero de una manera más barata, tú también saldrías ganando con créditos a un tipo de interés más bajo.

Menos oportunidades para ahorrar
De la misma manera, si te prestan dinero más barato, tú también se lo prestarás con una rentabilidad menor. Es decir, si quieres ahorrar, lo que ganarás en intereses será menor porque lo que te va a ofrecer un banco no va a ser tan jugoso, así que cuidado: si alguna entidad te ofrece un chollo de depósito, lo más probable es que esté en problemas, con muchas necesidades de liquidez.

Hipotecas más baratas
Uno de los datos más positivos: al bajar estos tipos de interés, debería también bajar el tipo de interés interbancario, es decir, el que se prestan los bancos entre sí, por lo que si tienes una hipoteca contratada, lo más probable es que el euríbor se ponga en los niveles más baratos de su historia durante este mes (ahora mismo está al 1,2%). Otro caso distinto es que quieras contratar una hipoteca ahora mismo: la debilidad de la banca y la alta morosidad de los clientes ha provocado que los requisitos sean mucho mayores

¿Aumento del consumo?
La teoría dice que las políticas monetarias activas o de expansión (con tipos de interés bajos) fomentan el consumo en vez del ahorro. De esta manera, si tienes dinero y no te dan rentabilidad por él, es más fácil que lo gastes, estimulando la demanda y el crecimiento económico. No obstante, en España hay un problema que, aplicado a la práctica, deja a la teoría en entredicho: los altísimos niveles de paro. Más claro: para decidirse entre consumir y ahorrar, hay que tener esa posibilidad; es decir, hay que tener dinero, y los españoles pasan ahora mismo por uno de los momentos más críticos de su historia. Solo hay que ver que esta semana el Banco de España ha demostrado cómo la tasa de ahorro de las familias españolas se situó en negativo en el primer trimestre del año, algo que no ocurría desde 2005.

¿Precios más caros?
Cuando se estimula la demanda y sube el consumo, los precios terminan subiendo. Es una regla clásica que siempre ha tenido en cuenta el BCE en su empeño por controlar la inflación. El problema está, al igual que antes, en la fuerte recesión a la que está sometida España. Si hay dinero, aumentaría el crecimiento y también los precios, pero es cuando nos chocamos con el paro

La crisis de los bancos españoles
Es, quizás, la clave más importante que puede dejar en puros fuegos de artificio la bajada de los tipos de interés. De nada sirve todo esto si realmente las instituciones que sirven de canalizadoras del crédito (los bancos) están completamente ahogadas y al borde de la quiebra. En este sentido, aquellas entidades que soliciten el famoso rescate no podrán aprovecharse del tirón, porque mientras todo esto ocurre ellas tendrán que pagar por otra parte unos intereses de entre un 3% y un 4%, provocando que el crédito a los clientes no fluya ni de lejos con la misma facilidad.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD