Mercados españoles cerrados en 1 hr 43 mins

Piezas de baja calidad, sonido horrible y precio exorbitado: así son los auriculares Beats

Tecnología y redes

Cuestan 200 euros pero no deberían valer más de 20. Ese es el brutal veredicto de un ingeniero que ha diseccionado los auriculares Solo de la compañía Beats -que Apple compró el año pasado por 3.200 millones de dólares-, ha analizado sus piezas una por una y ha publicado un concienzudo análisis en la página web Medium.

Venden millones de unidades al año. Es casi imposible montar en el metro sin toparse con alguna persona que los lleve puestos. Son los cascos favoritos de los futbolistas y raperos -es habitual ver la famosa ‘b’ en las orejas de los astros del balón cuando montan en el autobús de su equipo y también en los vídeos musicales-. Pero no son el producto de lujo y con mejor sonido que nos quiere vender su publicidad. Ni tan poco un artículo más resistente y duradero que el de la competencia.

Pegamento en vez de tornillos
En el despiece detallado realizado por Avery Louie, del fondo de inversión Bolt, firma especializada en hardware, podemos comprobar cómo la compañía fundada por el rapero Dr. Dre pone en práctica un gran repertorio de trucos para ahorrar en el proceso de fabricación. Casi todo está hecho de plástico. Piezas que deberían ser atornilladas en realidad están unidas por pegamento, lo que hace que ean bastante más endebles.

Además, partes que en otros auriculares de gama media son de metal aquí son de plástico. Y para rematar, 4 pequeñas piezas inútiles, que solo existen para dar un 30% más de peso a los auriculares y para que parezcan más compactos. Resumiendo: los Beats son una porquería.

A la derecha, las 4 piezas que aportan el 30 % del peso. A la izqu, el peso total de los cascos (Medium)

Precio inflado
Respecto al precio, el ingeniero ha creado una tabla en la que va sumando lo que cuesta cada una de las piezas. La cifra final asciende a tan solo 16,89 dólares (14,88 euros), bastante lejos del precio final del producto, que asciende a 199,95 euros en su versión más económica. La más lujosa, los cascos de la gama Pro, se venden en tienda por 399,95 euros.  Parece que la enorme diferencia que existe entre el coste de fabricación y el de venta pertenece a lo que de verdad aporta 'valor’ al producto: su monstruoso marketing.

[Te puede interesar: Un ordenador de hace 30 años controla la ventilación de 19 colegios (y no ha fallado nunca)]

“Ese sonido horrible, que retumba y ruidoso que sale de ellos”. 
El análisis de Bolt no entra a discutir la calidad de sus prestaciones, ya que solo se trata de un estudio de su hardware. En ese aspecto han entrado otros expertos, como Juan Carlos López, de Xataka, que explica que los Beats utilizan un truco para colorear el sonido: “Basta escuchar música con ellos durante unos minutos para darse cuenta de que refuerzan las frecuencias graves, lo que provoca que enmascaren en cierta medida el resto del espectro audible y se impongan a las frecuencias medias y altas”, asegura López.

Otros expertos, como Whitson Gordon de Lifehacker, explican un truco para desenmascarar el sonido ‘real’ de los Beats. Para evitar el truco de las frecuencias graves, tan solo hay que ecualizar el audio con la herramienta que viene de serie con los iPhone o iPods para bajar el nivel de graves o ‘mid bass’ y así comprobaremos el verdadero poder de Beats. O como Gordon lo define “ese sonido horrible, que retumba y ruidoso que sale de ellos”.