Tecnología y redes

La nevera que solo se abre si sonreímos

Sin duda, la nevera es el electrodoméstico que más placer y felicidad nos reporta. Nos da toda esa comida deliciosa con la que nos deleitamos y no pide nada a cambio. O por lo menos así ha sido hasta ahora. Pero un invento japonés puede cambiar nuestra manera de relacionarnos con este aparato.

Investigadores de la universidad de Tokio  han desarrollado un curioso refrigerador que solo se abre si le sonreímos. El sentido de la creación no es la de que seamos más agradecidos con la tecnología que usamos día a día, sino que seamos capaces de sonreír más a menudo.

[Te puede interesar: En dos años, tu nevera te va a mandar mensajes]

No en vano, el sistema se llama "Happiness Counter" (el contador de felicidad), y cuenta con una cámara de fotos Sony CiberShot con reconocimiento facial y de sonrisas, además de un sensor de luz. Así, el aparato sabe cuándo manifestamos alegría y permite coger comida de su interior.

¿Pero qué pasa si no nos da la gana sonreír? ¿Moriremos de hambre? No. Solo será mucho más difícil de abrir, y nada más. Seguro que los inventores japoneses no han tenido en cuenta que si no sonreímos, será porque estamos enfadados, y si encima es más complicado abrir la puerta, lo más seguro es que nos cabreemos más...

Éxito en las pruebas
Varios experimentos se han llevado a cabo para comprobar el impacto de "Happiness Counter" en el estado emocional de varias personas. Los resultados parecen muy positivos. Al parecer, en los primeros días, las sonrisas al aparato son bastante forzadas. Pero transcurridos diez días, la sonrisa es mucho más natural, y los que lo han probado aseguran que no cuesta nada poner buena cara al aparato.

Detrás de Happiness Counter se encuentra la teoría del psicólogo William James, quien afirmaba que estamos felices porque sonreímos, no sonreímos porque estamos felices. Guardando las distancias, esta idea es la base de terapias como la risoterapia: la gente que acude a las sesiones de esta disciplina se carcajea durante un buen rato para acabar encontrándose mucho mejor anímicamente.

Mucho futuro en la oficina
El equipo detrás de Happiness Counter cree que su invento podría tener mucho futuro en sitios en los que las sonrisas no suelen abundar, como lo lugares de trabajo. "Podríamos colocar un aparato en la puerta de una sala de reuniones y que obligara a todo el mundo a sonreír para poder entrar", explican en un vídeo que han publicado para dar a conocer su descubrimiento.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD