Mercados españoles cerrados

La tarjeta SIM está a punto de morir (y todo por culpa de Apple)

Tecnología y redes

Apple quiere que la gente compre sus iPad Air 2 y sus iPad mini 3 y nada más salir de la tienda tengan conexión a Internet. Además,  no quiere que se aten a ninguna compañía telefónica a través de planes y tarifas. En otras palabras: quiere acabar on la tiranía de las tarjetas SIM. Que los usuarios sean los que decidan con quién quieren conectarse en cualquier momento, de manera fácil y sin permanencias.Todo un ataque al modelo de negocio de las operadoras. Y lo peor para ellas: la tecnología ya está inventada y llegará a la calle en unos días.


Desde que Apple presentó el iPhone en 2007, ha ido ‘asesinando’ más o menos silenciosamente a varias tecnologías y dispositivos. Primero acabó con la hegemonía de Nokia -el primer ministro finlandés ha llegado a decir que los de Cupertino son los responsables de la crisis económica que atraviesa su país-; después, finiquitó a las BlackBerry como teléfono de confianza para profesionales; mas tarde, los reproductores MP3 y las cámaras compactas digitales vieron como sus ventas se hundían a la vez que las prestaciones de los smartphone aumentaban. Y ahora le toca el turno a las tarjetas SIM.

La compañía fundada por Steve Jobs nunca ha tenido mucha estima a la tecnología SIM. O por los menos, a los estándares de la industria. Cuando en 2010 presentaron la primera generación de iPad, Apple anunció que la versión 3G iba a estrenar un nuevo tipo de SIM llamada Micro SIM. Más pequeña que las SIM normales, ocupaba menos espacio en la carcasa. A los seis meses, también incluyó esta idea en el iPhone 4.


[Más: Llegan los nuevos iPads, ¿es el momento de comprar el viejo modelo?]


Dos años después, repitió la jugada con el iPhone 5: redujo el tamaño aún más con la Nano SIM, asegurando lo mismo, que ocupaba demasiado espacio. Con cada cambio de tamaño, la compañía obligaba a las operadoras a adaptarse o morir. Los competidores como Samsung también se subieron al carro y adoptaron el mismo tamaño de tarjeta para sus smartphone, aunque la Nano SIM sigue siendo exclusiva para Apple.

De momento, solo en Estados Unidos y Reino Unido

Y ahora parece que llega el final del plan con la Apple SIM, una tarjeta ‘blanca’ que va a permitir a los usuarios cambiar de operadora según les dé la gana. Por ahora solo va a estar disponible para el iPad Air 2 y el iPad mini 3 en sus versiones ‘celular’ (las que se pueden conectar a Internet vía 3G o 4G) y solo en Reino Unido y Estados Unidos.

A pesar de este recolucionario paso, la compañía no ha dado mucha información al respecto. Solo que podremos elegir desde el menú de ajustes de la tableta el plan de conexión que mejor nos venga, y suponemos que podremos pagarlo a través de la App Store, en vez de por domiciliación bancaria, como se suele hacer en este tipo de compras.

Si Apple decide repetir la jugada del primer iPad y la Micro Sim, puede que en no mucho tiempo los teléfonos de la manzana nos permitan cambiar de operador de la mismas manera que ahora cambiamos de Wifi. ¿Os imagináis viajar al extranjero y solo pagar por un plan de 72 horas y no arruinarnos con el roaming? ¿O que por fin os podréis comprar un iPad ‘cellular’ sin tener que estar pagando todos los meses por el duplicado de la SIM -un absurdo coste que suele estar entre los 4 y los 8 euros- y solo gastar por lo que consumís, no por una tarifa plana que no aprovecháis del todo?  

Apple ha movido ficha. Ahora hay que esperar para ver cómo reaccionan las operadoras ante este movimiento que amenaza el núcleo de su estrategia actual.