Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.036,40
    -85,70 (-1,06%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.602,41
    -15,94 (-0,44%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2174
    +0,0001 (+0,01%)
     
  • Petróleo Brent

    55,15
    -0,95 (-1,69%)
     
  • Oro

    1.855,50
    -10,40 (-0,56%)
     
  • BTC-EUR

    26.408,02
    +292,50 (+1,12%)
     
  • CMC Crypto 200

    651,44
    +41,45 (+6,79%)
     
  • DAX

    13.873,97
    -32,70 (-0,24%)
     
  • FTSE 100

    6.695,07
    -20,35 (-0,30%)
     
  • S&P 500

    3.841,47
    -11,60 (-0,30%)
     
  • Dow Jones

    30.996,98
    -179,03 (-0,57%)
     
  • Nasdaq

    13.543,06
    +12,15 (+0,09%)
     
  • Petróleo WTI

    51,98
    -1,15 (-2,16%)
     
  • EUR/GBP

    0,8895
    +0,0036 (+0,41%)
     
  • Plata

    25,57
    -0,29 (-1,12%)
     
  • NIKKEI 225

    28.631,45
    -125,41 (-0,44%)
     

La red de satélites que garantizaría el acceso a Internet de toda la población mundial

Sports International Editors

Si hay un hombre en el mundo que se parece a Tony Stark -el magnate de Ironman- ese es Elon Musk. El milmillonario que está detrás de la marca de coches eléctricos Tesla y de la compañía de viajes espaciales Space X, y que suele salir con mujeres como Talulah Riley o Cameron Diaz, tiene un nuevo proyecto. Y no, no es un traje armado volador con el que combatir el mal: Elon quiere que todos tengamos acceso a Internet en cualquier parte del mundo



Y para ello ha diseñado un ambicioso plan para mandar 700 satélites a la órbita terrestre que den cobertura a todo el planeta. Cada aparato costaría relativamente poco dinero -un millón de dólares- y pesarían apenas 115 kilogramos. Es decir, costaría y pesarían la mitad que los actuales satélites de comunicaciones.

Tanto Google como Facebook tienen planes similares a los de Musk. Pero los dos gigantes de Internet han tropezado en sus respectivos proyectos porque o resultan muy caros, o solo ofrecen una cobertura muy limitada.

Además de garantizar el acceso a la red a prácticamente todos los habitantes de cualquier rincón de la Tierra, no sabemos si el proyecto de Musk tiene como objetivo la gratuidad de este servicio. Según The Wall Street Journal, Musk habría decidido lanzar los satélites con Space X, su propia compañía de naves espaciales y cohetes, y ya estaría en conversaciones con los políticos de los estados de Colorado y Florida (ambos de Estados Unidos) para establecer allí las fábricas de los satélites.

[Relacionado: El truco que utilizan los hackers para que sigas picando en el spam]

El propio Musk ha confirmado vía Twitter estos planes. El empresario está trabajando con Greg Wyler, un antiguo empleado de Google, para este proyecto.


Un jugoso negocio
En la actualidad, se estima que dos tercios de la población mundial no tienen acceso a Internet. Esos 5.000 millones de personas suponen una enorme masa de posibles usuarios y clientes, que las grandes empresas están dispuestos a seducir.

Pero el gran problema que los separa de la Red es la economía: darles acceso resulta muy caro. Ya sea porque viven en condiciones precarias, o porque sus países carecen de las infraestructuras, de las empresas y de la voluntad política necesarias, no pueden disfrutar de Internet.

Un Internet que venga de una red de satélites podría abaratar los costes -no sería necesario el cableado- y eliminar los intermediarios, ya que las compañías telefónicas no podrían sacar tajada.

Por eso el interés de Google y de Facebook, y ahora el de Elon Musk. La gran duda es si este Internet barato y de calidad podría llegar también a Europa y Estados Unidos, ‘robando’ el negocio a los operadores tradicionales.

Hasta dentro de dos tres meses, como ha dicho Musk, no sabremos más detalles sobre su proyecto.