Mercados españoles cerrados

En el futuro, la privacidad en Internet será un lujo imposible

Tecnología y redes

Si te angustia que las grandes corporaciones tengan tus datos personales, de navegación y te incluyan en bases de datos clasificándote en función de tu valor comercial, será mejor que dejes de usar Internet: parece que la batalla por la privacidad está más que perdida.

Así lo asegura un informe realizado por el Centro de Investigaciones Pew, un think tank con sede en Washington, D. C. famoso por sus predicciones sobre actitudes y tendencias en Estados Unidos y el mundo. En él, se ha entrevistado a 2.500 expertos en tecnología e Internet para conocer cómo imagen el futuro de la Red.

Un hombre sostiene una bandera del grupo hacker Anonymous



Ante la pregunta “¿Creen que en 2025 Internet contará con sistemas eficaces  para que los usuarios puedan controlar su privacidad?”, el 55% de los expertos contestó que no, por un 45% que opinó lo contrario.

Pero aunque el resultado pueda parecer apretado, no lo es. Porque en lo que coinciden la gran mayoría de encuestados es que Internet va a seguir su imparable camino hacia convertirse en un foro público en el que todos los usuarios operen bajo su identidad real y dejen un rastro que no se podrá borrar.

Pew destaca un comentario de uno de los expertos que vaticina que las próximas generaciones de usuarios no solo no valorarán la privacidad, sino que mirarán hacia atrás y verán con extrañeza las luchas que este aspecto está provocando hoy en día. Según la consultora, “la privacidad solo será un tema tabú, algo que no se podrá alcanzar”.





Los wearables, campo de batalla
Otra de las grandes amenazas a la privacidad que no podrán ser derrotada se librará en el campo de los wearables (los gadgets que se visten) -como los relojes inteligentes o las gafas- y en el denominado Internet de las cosas. Cuando estemos utilizando esos aparatos que estén permanentemente conectados, será imposible evitar que las grandes corporaciones conozcan multitud de detalles sobre nosotros. “Los programadores crearán algoritmos que predigan información basándose en datos que provengan de multitud de aparatos que estemos utilizando, así que la privacidad será poco menos que un fetiche”, resume un abogado colaborador de Pew.

[Relacionado: El mensaje que todo el mundo está pegando en Facebook para proteger su privacidad no sirve para nada]

Por ejemplo, si utilizamos el reloj de Apple, que tiene sensores que miden hábitos como las horas que dormimos o el ejercicio que hacemos, junto con la aplicación ‘Salud’ del iPhone, en la que podemos guardar información sobre los que comemos, lo que pesamos o nuestros problemas médicos, la compañía de la manzana podría tener una enorme cantidad de datos sobre nosotros que podrían ser utilizados con fines publicitarios, hasta vendidos a la industria farmacéutica o dietética.

Este tipo de posibilidades han hecho que destacadas figuras jurídicas de los Estados Unidos, como el abogado general del estado de Connecticut hayan pedido reunirse con Tim Cook, CEO de Apple, para conocer qué datos realmente conoce y almacena la empresa sobre sus usuarios.