Mercados españoles cerrados

El ‘asesinato’ que se puede ver en Google Maps

Tecnología y redes
Dan y Gary en la escena en la que representan un asesinato ante la cámara de Google.

Cuando Dan Thompson y Gary Kerr, dos mecánicos escoceses residentes en Edimburgo, vieron pasar el coche de Google Maps fotografiando las calles de su ciudad en agosto de 2012, hicieron lo que muchos adolescentes o adultos infantiloides habrían hecho: una broma absurda que quedara registrada para la posteridad.

Como explica Kerr al periódico Edimburgh News: “Vimos el coche y parecía lo más lógico de hacer. Me lancé al suelo y Gary sacó un hacha del garaje. Solo teníamos 20 segundos y eso fue lo que se nos ocurrió. Nuestra calle tiene forma de U, así que cuando le vimos llegar por un lado, nos preparamos para recibirle por el otro”.

Te puede interesar: El misterio del monstruo del Lago Ness se reaviva por culpa de los mapas de Apple]

Los dos se olvidaron por completo de la broma hasta que la semana pasada alguien vio la escena en Google Maps y decidió llamar aterrorizado a la Policía de Edimburgo. Las autoridades decidieron investigar el supuesto asesinato y rápidamente llegaron a los dos autores de la broma.

“Todo es extrañísimo. No sabía que había gente que se dedicaba a perder el tiempo mirando una callejuela de Leith en Google Maps e imaginando cosas raras”, explica Thompson en declaraciones a The Independent. Todo un ejemplo de tirar la piedra y esconder la mano, aunque parte de razón también tiene.

La Policía se alegró de que los dos mecánicos estuvieran con vida, e incluso se echaron algunas risas en el lugar del crimen con las supuesta víctima, una escena de camaradería a la escocesa que bien podría formar parte de cualquier novela de Irvine Welsh.

Más crímenes en Google Maps

La broma de los dos mecánicos escoceses no ha sido el único ‘crimen’ que Google Maps ha destapado. El año pasado, Internet se volvió loco con la imagen de un hombre que supuestamente arrastró durante varios metros a un cadáver para tirarlo en un lago. En el servicio de mapas de Google se puede ver el enorme rastro de sangre dejado por el cuerpo, y al asesino a punto de lanzarlo al agua.

La imagen fue tomada por satélite y se sitúa en las coordenadas 52.376552, 5.198303, que corresponden a un embarcadero en Almere, Holanda.

Al contrario que lo que ha pasado en el caso de los mecánicos escoceses, esta vez la Policía no tuvo que intervenir para resolver el misterio: los usuarios de Reddit fueron los que lo hicieron.

Según uno de ellos, el rastro de sangre son en realidad manchas en la madera , y el rastro húmedo podía deberse a un perro que se bañó en el pequeño lago, un can que precisamente sería la víctima de este supuesto crimen: el peludo es el ‘cadáver’ de la escena, y el hombre que tiene a su lado no está intentando tirarlo al agua, sino que lo estaba acariciando.