Mercados españoles cerrados

Una llamada de teléfono puede hacer que pierdas la prestación por desempleo

Jaime Quirós
La otra cara de la moneda

El Gobierno, a través del Servicio Público de Empleo, ha iniciado una especie de cruzada para detectar fraude en el cobro de la prestación por desempleo, sobre todo con el foco puesto en aquellas personas que están en el extranjero o fuera de su residencia habitual trabajando y cobrando la prestación al mismo tiempo.

El departamento que dirige Fátima Báñez ha puesto en marcha una polémica iniciativa para lograr este objetivo: realizar llamadas de teléfono a los perceptores de prestación para que se presenten en la oficina de forma inmediata.

Según informa el Confidencial Digital, el Sepe está citando de un día para otro, en sus oficinas para detectar con rapidez y por sorpresa si una persona que está cobrando el paro se encuentra a la vez trabajando en la economía sumergida, y también casos en los que el beneficiario recibe la prestación pero reside en el extranjero.

[También de interés: Los hirientes consejos que da Alemania a sus parados para ahorrar]

Si no se localiza al beneficiario, el Gobierno pretende que los servicios de Empleo le suspendan de inmediato la prestación. El desempleado penalizado podrá recuperar su subsidio, que le será reembolsado en su cuenta corriente el mes siguiente, acudiendo a las oficinas del Sepe con la documentación que acredite su situación laboral, y demostrando que se halla inscrito como demandante de empleo y está buscando trabajo de forma activa.

Las medidas de control no acaban aquí. Desde hace meses el Sepe está intensificando las inspecciones sobre el movimiento de los parados a través de cruces con las bases de datos de la policía y el control de pasaportes para detectar desempleados que abandonan el país sin autorización.

Para evitar sustos a la hora de coger vacaciones si se está cobrando el paro, conviene conocer cuál es la normativa que el Sepe quiere aplicar a rajatabla. Es obligatorio informar a la oficina de empleo si se va a viajar fuera de España. A nadie se le impide viajar fuera del país, lo que sí está limitado es viajar fuera de España y seguir cobrando al mismo tiempo la prestación por desempleo.

Ojo porque además de obtener la solicitud sellada por el Sepe, hay que pasar por el servicio de empleo de la Comunidad Autónoma donde vivas, que es el que se encarga de la gestión de las políticas activas de empleo, y comunicar los días que se estará fuera. De este modo se evita desbaratar entrevistas de trabajo y/o cursos de formación.

Si vas a ir como máximo 15 días al extranjero, por el motivo que sea (vacaciones, boda, visitar a un familiar, etc.) debes pedir una autorización para seguir cobrando el paro. Esta autorización se concede siempre que durante esas fechas no haya previstas actuaciones de inserción laboral por mediación de los Servicios Públicos de Empleo y por un máximo de 15 días al año (días naturales).

Si te vas para trabajar o buscar trabajo, realizar estudios que mejoren tu formación o para una acción de cooperación internacional se puede solicitar la interrupción del pago de la prestación o del subsidio. Si viajas al extranjero durante más de 15 días pero menos de 90, puedes hacerlo sin necesidad de justificar el motivo, pero debes pedir autorización previa.

Hay un régimen especial para el caso del trabajador español que se marcha a un país de la Unión Europea para buscar trabajo, en cuyo caso es posible “exportar” el cobro de la prestación durante tres meses. Esto quiere decir que se está a disposición de la oficina de empleo local para ser llamado si surge alguna propuesta laboral en ese país.

IDNet Noticias