Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.686,75
    +95,08 (+2,07%)
     
  • Nasdaq

    15.686,92
    +461,76 (+3,03%)
     
  • NIKKEI 225

    28.455,60
    +528,23 (+1,89%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1271
    -0,0015 (-0,14%)
     
  • Petróleo Brent

    75,15
    +2,07 (+2,83%)
     
  • BTC-EUR

    44.983,79
    +526,09 (+1,18%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.309,82
    -11,46 (-0,87%)
     
  • Oro

    1.785,10
    +5,60 (+0,31%)
     
  • HANG SENG

    23.983,66
    +634,28 (+2,72%)
     
  • Petróleo WTI

    71,72
    +2,23 (+3,21%)
     
  • EUR/GBP

    0,8508
    +0,0002 (+0,02%)
     
  • Plata

    22,53
    +0,27 (+1,20%)
     
  • IBEX 35

    8.559,50
    +119,80 (+1,42%)
     
  • FTSE 100

    7.339,90
    +107,62 (+1,49%)
     

Por qué financiar un coche o un viaje nos cuesta el doble que a los alemanes o franceses

Getty Images

La banca española está aprovechando la recuperación del consumo interno para cobrar en los préstamos al consumo, que financian la compra de coches o viajes, casi el doble que su homóloga europea.

Los tipos de interés para este tipo de préstamos en España se sitúan en el 9,4% en el 2016, cuando en la zona euro, sobre todo Alemania y Francia, están al 5,3%, según cálculos de la agencia Moody’s. Esta situación se repite año tras año. En 2015, los tipos de interés de este tipo de préstamos estaban al 9,7% en España y al 5,2% en Europa. Y un año antes, al 10,4% en el mercado interno y al 5,5% en los países de la eurozona.

Los bancos han encontrado en este segmento una míni gallina de los huevos de oro, ahora que los tipos de interés oficiales están en el 0% e incluso el BCE les cobra por depositar el dinero y no prestarlo. Los créditos al consumo se están recuperando desde 2013, con un crecimiento en el volumen del 40%. Lejos queda todavía de los niveles alcanzados antes del estallido de la burbuja inmobiliaria. De hecho la cifra actual representa un tercio del crédito vivo que había entonces. Pero el volumen actual seguirá creciendo.

Si no hay más presión de la competencia de las financieras al consumo puras o de las nuevas empresas tecnológicas, será difícil que la banca baje el precio de unos préstamos que le están ayudando a mitigar la caída de la rentabilidad del negocio hipotecario o del que consiguen con los intereses y el precio de la deuda pública.

La realidad del crédito al consumo difiere de los préstamos hipotecarios, que sí tienen precios similares a los de Europa, según los datos mostrados por Moody’s, ya que en este caso la diferencia no supera el 2%. En cuanto a la financiación a pymes, la diferencia entre la media de las carteras en titulaciones en España y en el conjunto de la Eurozona está entre el 3% y el 4%. Más caro en España, por supuesto.

Con la banca tradicional anclada en un ajuste de capacidad constante, pagando despidos, cerrando oficinas y manteniendo dividendos a sus accionistas, será difícil que se arranque a bajar los préstamos al consumo. Solo como reacción a la nueva competencia lo hará.

IDNet Noticias

@Jorcha

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente