Mercados españoles abiertos en 4 hrs 4 min

¿Por qué el alquiler no nos acaba de convencer en España?

mgerehou
La otra cara de la moneda

Ni siquiera con el grifo del crédito hipotecario cerrado, ni con el mito de que la vivienda nunca bajaba de precio hecho añicos, acaba de imponerse la opción del alquiler en España. Nuestro país, está a la cola del mercado de alquiler del Viejo Continente. Con las cifras de 2011 en la mano, sólo un 17% de la población vive de alquiler, frente al media del 33% en Europa. En 2012, todo apunta a que la cifra habrá subido algo, pero no demasiado y no parece que vaya a producirse un vuelo cuando las nuevas generaciones acaparen el grueso de las operaciones de venta o alquiler.

La cultura de la propiedad sigue barriendo a la opción del alquiler entre los jóvenes. Según el estudio sobre Jóvenes y emancipación en España, realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y la Obra Social Caja Madrid, hasta el 78,9% de los jóvenes que viven con sus padres prefiere una casa en propiedad, mientras que el 16,7 optaría por el arrendamiento.

Los bajos salarios que reciben los jóvenes que trabajan es otro obstáculo que dificulta el alquiler y que la gente se emancipe. Los que trabajan, según el estudio, tienen que dedicar una media del 42% de su sueldo para poder alquilar una casa y sólo el 55% de éstos pueden hacer frente a todos sus gastos.

[También de interés: Por qué el precio del alquiler de los pisos seguirá bajando]

Asimismo, sólo el 21,5% de los que tienen entre 15 y 29 años tiene autonomía económica plena; el 29,1%, autonomía parcial; el 14,6%, dependencia parcial; y el resto, el 34,8%, son totalmente dependientes.

Y los que tienen esa capacidad económica, abrazan en gran medida la opción de comprar en vez de alquilar por factores culturales propias del país, en el que prima un modelo tradicional familiar. Este proceso de dejar el hogar no se produce al margen de la familia, sino que tiende a producirse en el seno de la misma. Los padres piensan que los hijos no se tienen que ir de cualquier manera, y los jóvenes se preguntan para qué abandonar la casa de sus padres si es para perder calidad de vida.

La generaciones mayores tienden a comprar porque todavía tienen más arraigado que es una garantía de inversión a largo plazo, un sistema de ahorro que bien pudiera considerarse alternativo a la función que en otros países desempeñan los planes de pensiones. Esta percepción ancestral, la financiación barata y los continuos recordatorios de los políticos y los expertos acerca de que el precio de la vivienda nunca bajaría han convertido el del alquiler en un mercado residual y de mala calidad. De hecho España está entre los países de la UE con más viviendas en propiedad.

Ahora, pese a todos esos condicionantes culturales, el alquiler tiene potencial de desarrollo en nuestro país. Según un estudio publicado en abril por la red de franquicias soloalquileres.es, un 77% de los propietarios de viviendas prefieren alquilar antes que vender. Y, lo que es más importante aún, un 74% de los encuestados dice que no compraría una vivienda aunque pudiera pagarla. Pero quizá estén esperando a que los pisos bajen todavía más y cuando consideren que se ha alcanzado el punto más bajo de la curva, volverán a comprar. Cambiar de mentalidad cuesta mucho.

IDNet Noticias
@Jorcha