Mercados españoles cerrados

‘Marca España’: así somos el paraíso de la falsificación de artículos deportivos

La otra cara de la moneda

Flaco favor a la Marca España, y nunca mejor dicho, porque hablando de marcas, la falsificación es uno de los grandes azotes que sufren.
Y es que acabamos de saber que España es el tercer país de la Unión Europea (UE) más afectado por la falsificación de artículos deportivos, entre los que podemos encontrar balones de fútbol, raquetas de tenis, esquís, equipos de gimnasio, monopatines o cascos  . Así lo afirma un estudio de la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI).

Según este estudio, las ventas de material deportivo falsificado suponen el 15,7% del total, con unas pérdidas de 76 millones de euros al año. En esta cifra no se incluye ni el textil ni el calzado de uso deportivo, por lo que los datos de falsificación solo engloban una pequeña parte del total.  Podemos deducir  sin riesgo de equivocarnos que las falsificaciones en esos segmentos, entre los más vendidos dentro de lo que son artículos para el deporte, también sufren un nivel de falsificación elevadísimo, o incluso mayor.

[También de interés: El nuevo ejército de Montoro en su peculiar cruzada contra el fraude]

La OAMI solo sitúa por delante de España a dos países del este de Europa, Lituania y Letonia, con sendos impactos del 17,1% y del 15,9% sobre el total de ventas del sector. En el lado contrario de la clasificación elaborado por este organismo con sede en Alicante figuran tres de los países más desarrollados de la UE, Finlandia (2,8% de las ventas totales), Holanda (3,7%) y Dinamarca (5,5%).En términos globales, la venta de artículos falsificados, provoca unas pérdidas de 500 millones de euros al año en los Veintiocho. Los efectos indirectos de estas pérdidas, derivados de las menores compras de productos y servicios a proveedores, ascienden a 360 millones de euro

Es este uno más de los ránkings europeos donde salimos mal parados y que ponen en jaque los esfuerzos del Gobierno por construir una Marca España que sea una excelente carta de presentacaión para nuestros productos y servicios en el exterior.

Hace poco se publicaba el ránking  de distribución  de la riqueza y en él nos situamos como el séptimo país más desigual en el reparto después pagar impuestos. Además, el porcentaje de población que sufre riesgo de pobreza o exclusión social se ha duplicado entre 2008 y 2014 (3,6%-7,1%), situándose en 3,2 millones de personas. Son datos extraídos del informe Europa para la mayoría, no para las élites, presentado esta mañana por Oxfam Intermon.

Tampoco salimos bien parados en las estadísticas que computan el fraude en el IVA o en la reciente que mide la tasa de empleo del país, que es la proporción de personas en edad de trabajar que están empleados, y que sigue por los suelos, comparado con los promedios europeos y de los países de la OCDE.

IDNet Noticias
@Jorcha