La otra cara de la moneda

La nueva oleada de impuestos que se avecina

¡Cuidado con la cartera! Las cuentas del Gobierno siguen sin cuadrar pese a la batería de impuestos aprobada en los últimos meses. Así que el equipo de Rajoy se ha puesto manos a la obra para preparar las medidas que tomará para reconducir la desviación en el gasto y en los ingresos y cumplir con las exigencias que impone Europa en materia de déficit público. Una segunda oleada de subidas de impuestos empieza a vislumbrarse en el horizonte.

El primer aviso lo daba el ministro de Economía Luis de Guindos el pasado martes en Bruselas. La subida 'temporal' del IRPF aprobada para 2012 y 2013 tiene todas las papeletas para prorrogarse. Pese a las recientes afirmaciones voluntarias o ilusas de Rajoy en sentido contrario, el ministro de Economía se despachaba, tras ver a sus colegas de la UE, con esta frase: "El horizonte temporal de la subida del IRPF era hasta 2014, pero el objetivo prioritario es reducir el déficit público. Habrá que ver las proyecciones de crecimiento para 2014".

[También te puede interesar: Toda la información sobre los presupuestos generales]

La Comisión Europa le había pedido hace pocos días que España concretara qué medidas va a tomar ante el  más que probable incumplimiento de los objetivos de déficit en 2012, 2013 y 2014. Pues bien, Bruselas ya tiene la primera medida concreta encima de la mesa. Y no es moco de pavo. Devolver el IRPF al nivel que tenía antes de la subida de este año restaría a las arcas públicas en torno a 6.500 millones anuales, algo que España difícilmente se puede permitir.

A los ayuntamientos tampoco les cuadran las cuentas. Por eso el Gobierno les va a permitir que puedan ingresar más por el impuesto de bienes inmuebles, que ya había permitido subir y con fuerza este año.

Los consistorios podrán cobrar ese impuesto a los inmuebles irregulares no registrados en el catastro o a las ampliaciones de superficie edificada no declaradas. Es una medida recaudatoria y que al mismo tiempo puede regularizar un montón de viviendas ilegales. A través de una enmienda a la Ley de medidas tributarias que acompañan a los Presupuestos, los contribuyentes podrán regularizar pagando una tasa de 60 euros. "El proceso de regularización se iniciará de oficio por acuerdo del órgano competente. La iniciación se comunicará a los interesados", señala la enmienda presentada por el PP.

Para la oposición, la medida es una indecente regularización de abusos urbanísticos. "Se trata de la tercera amnistía del PP de Montoro. Es el rey de las amnistías fiscales. Primero aprobó la de las rentas no declaradas para los evasores con bienes en el extranjero, después la repatriación de dividendos de paraísos fiscales y ahora esta amnistía urbanística", afirma el diputado socialista, Pedro Saura. Es una medida que permite regularizar con 60 euros cuando la sanción máxima era hasta de 6.000 euros. Y cuesta igual regularizar un chalé en Marbella que la ampliación de una granja".

Pero Hacienda matiza que no se podrán regularizar inmuebles que no cumplan las normas urbanísticas locales de cada Ayuntamiento. Por eso, su impacto podría ser reducido, ya que la mayoría de viviendas no registradas incumplen normas urbanísticas, pero con tal de recaudar se puede abrir la puerta a que muchos municipios revisen la normativa para legalizar miles de inmuebles y cobrar el impuesto.

Y tampoco conviene olvidar el calendario electoral. Pasadas las elecciones catalanas, las noticias sobre nuevos impuestos y tasas pueden llover. Recordemos que el Gobierno tiene pendiente el concretar, por ejemplo, una revisión de los llamados impuestos verdes. Lo dicho, ¡Agárrense la cartera!

@Jorcha

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD