La otra cara de la moneda

La batalla familiar por una de las mejores herencias de España: las acciones de El Corte Inglés

La larga disputa familiar por la venta de una parte de una de las mejores herencias de España, las acciones de El Corte Inglés, se enquista en los tribunales. Varios sobrinos del fundador del imperio de la distribución se enfrentan con la propia empresa desde hace años en el laberinto de la justicia y de momento la cosa no tiene visos de solucionarse.

El litigio, iniciado en 2006, deriva del deseo de esos tres miembros de la familia, de la rama Areces Fuentes, de vender parte de sus acciones en el Corte Inglés, presidido por otro sobrino de Areces, Isidoro Álvarez. Los estatutos de esta empresa obligan a vendérselas a la propia sociedad y a un precio fijado por un experto designado por esta.

[También te puede interesar: Mercadona supera los beneficios de El Corte Inglés, pero aún está lejos de Zara]

Los sobrinos rechazan de plano el precio ofrecido por la cadena de grandes almacenes y el caso ha llegado ya al Tribunal Supremo. Controlan el 2,1% del grupo de distribución, un porcentaje que puede parecer pequeño pero que vale mucho dinero. El Corte Inglés no quiere que ninguna acción sea adquirida por terceros ajenos a la configuración actual del capital de la empresa.

Ahora el alto tribunal en una reciente sentencia ha renunciado a establecer el valor de las acciones tal y como reclamaban los Areces Fuentes y la empresa. La resolución obliga a las partes enfrentadas a intentar pactar un nuevo precio para la venta de esas preciadas participaciones o a seguir la batalla en los tribunales.

Ramón, Rosario y María Jesús Areces Fuentes demandaron a la empresa porque consideraban que el precio que les ofrecía para adquirir un 0,2% del capital que querían vender era un "expolio" y que la sociedad había incumplido el procedimiento legal para ejercer el derecho de adquisición preferente de ese paquete accionarial.

[Podría interesarte: Mercadona y El Corte Inglés, las empresas del sector que gozan de mayor éxito]

Otro de sus hermanos, César, había emprendido acciones legales antes por el mismo motivo y en 2009 llegó a un acuerdo con la empresa por el que recibió algo más de 50 millones por una participación del 0,69%.

El Supremo desestima los recursos presentados por ambas partes y ratifica la sentencia de 2009 de la Audiencia Provincial de Madrid, que consideró insuficientes los 16,5 millones ofrecidos en 2005 por la empresa y fuera de lugar los 40,6 millones pedidos por los hermanos. En función de estas tasaciones, el valor total de El Corte Inglés, una de las primeras empresas del país pero de la que solo se puede estimar su precio al no cotizar en bolsa, se situaría entre los 8.000 y los 20.000 millones.

El dinero ofrecido por El Corte Inglés a los Areces tomaba como referencia el valor en libros de la empresa pero no tenía en cuenta las plusvalías latentes de la misma, según determinó en su momento la Audiencia. Habrá que ver cuál es el desenlace de esta disputa ahora que la caída del consumo y de las ventas minoristas y la irrupción de cadenas como Mercadona o Zara castiga los márgenes de los negocios de distribución.

@Jorcha

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD