Mercados españoles cerrados

Esta es la realidad del mercado laboral en España

La otra cara de la moneda

Casi la mitad de los empleos temporales de sólo un día que se generan en España son para mayores de 40 años. Y eso a pesar de que este colectivo es el más formado de nuestra historia, el que acumula mayores cargas familiares y económicas. Y eso que en 2015 la economía española ha registrado su mejor año desde 2007. La hostelería, los servicios domésticos y el comercio son los protagonistas de la temporalidad más radical.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre rompen con el mito de que los contratos más precarios se destinan a personas jóvenes y con poca experiencia laboral. Para nada. En realidad casi la mitad de los empleos temporales de sólo un día de duración llevan la firma de personas mayores de 40 años.

Lo más llamativo es que estos trabajadores son, además, los que acumulan las mayores cargas familiares y económicas: por un lado, hijos en edad de estudiar o que siguen dependiente de ellos económicamente; por otro, hipotecas y letras varias por sus compras a plazos (coche, vacaciones, electrodomésticos…).

Según los datos recogidos por el INE, en la semana anterior a la realización de la EPA se realizaron 38.500 contratos de trabajo de sólo un día. Extrapolando el dato, 400.000 contratos en el trimestre. De estos 38.500 contratos mencionados, cerca de 11.000 (más del 30%) se destinaron a personas de entre 40 y 49 años y un 15% adicional a trabajadores mayores de 50 años. Entre unos y otros suman ese 45% de empleos por un día, el doble que cuando empezó la crisis económica hace nueve años.

Curiosamente, y este es otro mito que se derrumba, para los jóvenes de entre 16 y 29 años sólo se destinó un 25% de estos contratos. En 2007, eran el 60%. Hoy suponen el 25% de los empleos por un día, aunque siguen representando el 30% del total de la contratación temporal.

[También de interés: ¿Qué tendrán las mujeres que mandan que hacen más rentables a las empresas?]


Wikimedia Commons,  Russell Yarwood

La precariedad campa a sus anchas en el mercado laboral español. A los hechos: en 2007 se hacían 17.300 contratos temporales de un día y ahora son más del doble. 

Por si fuera poco, se calcula que un 20% de esos asalariados trabaja por horas, llegándose a situaciones tan sorprendentes como repartir una jornada de cuatro horas semanales en tres días. con la posibilidad de que nos llamen a trabajar uno de mañana, otro a la hora de comer y otro para hacer caja al cierre. Si nos vemos obligados a aceptar estas condiciones porque el paro no baja del 20%, no va a ser fácil buscar un trabajo serio para las horas que este ‘trabajo’ nos deja libres.

En Estados Unidos la gente cambia de empleo de una semana para otra, pero allí el paro ronda el 4,5%. O asumimos el despropósito y reconocemos que nos hemos quedado sólo con la parte que nos interesa de esa historia o nos replanteamos el modelo.

IDNet Noticias