Mercados españoles cerrados en 16 mins.

Las deudas millonarias del fútbol que oculta el Gobierno

Jorge Chamizo
La otra cara de la moneda

El fútbol mueve montañas, y en momentos de crisis, más. Es una válvula de escape y distracción para millones de personas que alivia ciertas tensiones sociales, al menos puntualmente. Los políticos se han apoyado siempre en estos curiosos efectos sociológicos del deporte rey, que ha gozado y goza de privilegios en sus obligaciones fiscales y en el trato que reciben de la Administración. Nada nuevo, por otra parte. Lo inventaron los romanos hace 2.000 años. "Pan y circo" para el pueblo, sobre todo en momento difíciles.

Durante décadas los clubes de primera y segunda división han acumulado incumplimientos sucesivos en los pagos a Hacienda y a la Seguridad Social con el beneplácito del Estado. Gracias a ese trato de favor las deudas se han disparado estos últimos años, un fenómeno que coincide con todo tipo de recortes sociales y que se ha acentuado por los efectos de la crisis y por la mala gestión de los clubes, que han seguido realizando fichajes millonarios pese a la caída generalizada de sus ingresos.

[También te puede interesar: Toda la información sobre los recortes]

Los últimos datos oficiales facilitados por el Gobierno cifran el agujero creado al Estado por los clubes de fútbol de primera y segunda división a finales de la pasada temporada en 752 millones de euros. En concreto, los clubes de primera deben a la Agencia Tributaria 490 millones de euros, mientras que la deuda de los de segunda es de 184 millones. En total, con los equipos de divisiones inferiores la deuda del fútbol profesional con Hacienda llega a esos 752 millones.

Mientras tanto, el  Gobierno se ha negado a revelar en el Congreso de los Diputados, a preguntas de la oposición, cuál es la deuda de cada uno de los equipos. Alega que la ley se lo impide al establecer el carácter reservado de este tipo de información.

Según el experto Javier Díez, que acaba de presentar una tesis doctoral sobre 'La administración pública y el negocio del fútbol profesional', los equipos han disfrutado del "beneplácito de los poderes públicos". El autor ha analizado el protocolo del 25 de abril de 2012 que contempla actuaciones del Ministerio de Educación, el Consejo Superior de Deportes y la Liga de Fútbol Profesional, y que tiene como objetivo acabar con esa deuda con Hacienda antes del año 2020 con un control efectivo de los movimientos económicos y balances de los equipos.

Pero Díez alerta. Siempre que el Estado ha intentado terminar con el endeudamiento de los clubes se ha "limitado a destinar recursos económicos públicos a un ámbito de carácter privado", situación que ha provocado que haya prestado ayudas que incluso podrían ser consideradas como "ilegales", como en algunos negocios urbanísticos "claramente ventajosos para los clubes", que han obtenido "pingües beneficios mediante la venta de los terrenos a organismos públicos o a través de recalificaciones". La solución para Díez es fijar límites legales a los sueldos y fichajes de los clubes en coordinación con el resto de países de Europa.

El Gobierno quiere ser más optimista. El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, cree que "se ha frenado el continuo incremento de las deudas acumuladas con Hacienda. Esa cantidad está disminuyendo por primera vez en muchas décadas y el mejor ejemplo es la ausencia de fichajes este verano, sustituidos por cesiones o traspasos sin coste", ha señalado Cardenal durante su comparecencia en la comisión de Educación del Senado. El CSD recuerda que el impacto del sector en el PIB y en el consumo "no es desdeñable". Es verdad que este verano el mercado de fichajes ha estado seco, pero que se esté produciendo un saneamiento real de los clubes  es otra cosa. Sería la primera vez que ocurriera.

@Jorcha