Mercados españoles cerrados

Cambio de estrategia: las marcas blancas sacan tajada a su éxito subiendo sus precios

La otra cara de la moneda

El fulgurante éxito de las marcas blancas, que se han hecho un hueco inmenso en la cesta de la compra, empieza a ser aprovechado por las grandes cadenas de supermercados que las han lanzado para aumentar beneficios.

Así, mientras las principales cadenas de supermercados han bajado los precios un 2,1% de media con respecto a 2013, las marcas blancas han subido los suyos en casi el mismo porcentaje, el 2,2%.

El evidente éxito de estas enseñas a la hora de conquistar la cesta de la compra ha cambiado por tanto las reglas del juego y ahora se está produciendo una convergencia en los precios, ya que las marcas de fabricante los están bajando para frenar la sangría de ventas que padecen, según un informe de la OCU.  

La subida de precios de las marcas baratas genera preocupación ya que “muchas familias no tienen la opción de comprar otros productos, según la OCU. De hecho, el informe pone de manifiesto que el presupuesto de las familias en alimentación sigue reduciéndose, un 0,7% respecto al pasado año.   “Si les suben ese producto básico lo van a empezar a pasar muy mal”, ha advertido la portavoz de la OCU, que ha asegurado que las familias pueden llegar a ahorrar de media casi mil euros -929 euros- al año en la cesta de la compra dependiendo del establecimiento en el que compren.

[También de interés: Terremoto en el País Vasco: Mercadona irrumpe en la región y desafia a Eroski]

El informe analiza también los establecimientos más baratos para hacer la compra y las cadenas más económicas. Así, el establecimiento más barato de España es el hipermercado Alcampo de Vigo y le siguen varios supermercados como Dani de Granada y Jaén, mientras los establecimientos más caros son los supermercados Sánchez-Romero en Madrid, seguido de Covirán en Pamplona y el supermercado El Corte Ingles de Santa Cruz de Tenerife.  

Por cadenas, supermercados Dani es la más barata en una cesta tipo de la compra y le siguen Alcampo, Familia, Sangüi y Mercadona. Ahora habrá que ver cuánto tiran de la cuerda las cadenas de distribución y si las marcas líderes siguen bajando los precios.

De momento, la economía familiar no acaba de despegar, igual que el conjunto del país. El temor a una tercera recesión en Europa alimenta los temores de un parón severo de la actividad en España. El consumo en nuestro país parece que se está parando. Tras una tímida recuperación en los primeros meses del año, la situación se ha dado la vuelta desde junio, según coinciden la práctica totalidad de asociaciones y patronales de fabricantes y distribuidores.

El índice de comercio minorista del INE apuntaba ya a un estancamiento en el mes de junio -corregidos los efectos estacionales y de calendario- y a una caída en julio del 0,5% en tasas interanuales.   Aunque el descenso en julio respecto al mes anterior es sin embargo algo menor, del 0,2%, la situación parece estar empeorando. Los datos de agosto se conocerán esta semana y las previsiones tanto de este mes como de septiembre no son, de hecho, nada positivas. Si esta tendencia contractiva se confirma, las marcas blancas van a tener que rebobinar con las subidas y las de fabricante, proseguir con los recortes.

  IDNet Noticias

@jorcha