Economía para todos

Pulsar “Responder a todos”, el mayor peligro para los ejecutivos

El mundo de los negocios es una guerra, y la información es el arma más valiosa. Los inversores y los ejecutivos de grandes compañías lo saben, por eso su mayor temor no son las crisis económicas, los descensos de ventas o los vaivenes de los mercados financieros sino un pequeño botón virtual incluido en todas las aplicaciones de correo electrónico y que esconde su peligrosidad tras un nombre aparentemente inofensivo: 'Responder a todos'.

Esta opción es la principal responsable de las filtraciones de información empresarial. De hecho, algunas multinacionales han optado por bloquear el 'Responder a todos' en sus aplicaciones de email corporativo. En 2009, la compañía de investigación de mercados Nielsen fue una de las primeras firmas en borrar el problemático botoncito de los correos electrónicos de sus empleados.

[Te puede interesar: Las mejores técnicas para conseguir que te contraten]

El memorando interno que comunicaba la decisión justificaba la medida aduciendo que “así únicamente se copiará en el email a quienes realmente incumbe el asunto”, además de “reducir el número de mensajes 'basura' y liberar espacio en nuestros servidores”.

Jonathan Spira, jefe de análisis de la firma Basex, ha explicado a 'The Wall Street Journal' que por cada 100 destinatarios incluidos sin necesidad en una cadena de correos electrónicos se pierden hasta ocho horas de productividad en el trabajo entre el tiempo que se tarda en leer el mensaje, borrarlo y volver a concentrarnos en lo que estábamos haciendo.

Además de un asunto de espionaje industrial o de filtraciones de información confidencial, el enviar un correo masivo con el 'Responder a todos' puede resultar en un importante conflicto laboral. Si no que se lo digan a Bill Cochran, un importante ejecutivo de la compañía de publicidad Richards Group, que en lugar de enviar un email a su jefe con la opinión personal y profesional sobre sus subordinados se lo remitió a toda la empresa.

El maléfico botón de 'Reply all'
En los últimos meses también ha protagonizado los titulares de varios medios británicos el despido de Gary Chaplin, un directivo de la compañía de 'head hunters' Star Brooks. Chaplin, de 39 años, era el responsable de los procesos de selección en el Reino Unido de grandes compañías como Heinz, Kellog's o Bentley. Ganaba más de 200.000 euros al año, tenía una mansión en Manchester y conducía un deportivo.

Todo en su vida era perfecto hasta que el lunes 21 de noviembre de 2011 el botón de 'Responder a todos' se cruzó en su vida. Después de una mala noche en la que apenas había dormido atendiendo a su hija de dos años y una discusión con su jefe, decidió desahogarse con un joven de origen griego, Emmanouil Katsampouka, que le incluyó en la lista abierta de 4.000 personas a las que había enviado su currículum por correo electrónico.

Chaplin no tuvo piedad con Katsampouka. En un email titulado "Que te jodan", llamaba “idiota” al candidato y le acusaba de haber mandado un correo basura a miles de altos ejecutivos. Con lo que no contaba era con que, en su furibundo ataque de ira, él cometería el mismo error 'imperdonable' y le reenviaría su respuesta a las 4.000 personas incluidas en la lista. En el mismo momento que hizo 'click' en el botón de enviar, puso fin de manera prematura a su carrera.

Más sobre el mercado laboral: