Mercados españoles cerrados en 6 hrs 36 min

Los Middleton: de empleados de British Airways a millonarios amigos de la realeza

Economía para todos

En menos de tres décadas Carole Goldsmith, madre de Kate Middleton, ha pasado de servir cafés en los aviones de British Airways a tomárselos junto a Isabel II en los salones de Buckingham Palace. La reina de Inglaterra es la principal valedora de la familia de la plebeya llamada a ocupar el trono.

Una publicidad gratuita que la familia Middleton está aprovechando para hacer caja con el negocio familiar, Party Pieces, una empresa de suministros para fiestas y cumpleaños que Carole Goldsmith creó mientras estaba de baja maternal de la pequeña Kate en 1981.

[Te puede interesar: La felicidad tiene precio, un salario de 38.000 euros anuales]

El negocio, que ya era muy próspero antes del enlace real, se ha disparado en el último año. Según información publicada por la CNN, el tráfico de la página web de la compañía se ha disparado un 163% desde el matrimonio de Kate y el príncipe Guillermo.

De hecho, la compañía ha tenido que contratar a 10 nuevos empleados, pasando de una plantilla de 30 trabajadores antes del enlace a tener a 40 personas en nómina tras la boda real de abril de 2011.

Aún más ricos
Los medios británicos estiman que la fortuna familiar de los Middleton se situaba en torno a los 8 millones de libras (más de 10 millones de euros) antes del anuncio de la boda de su primogénita con el hijo mayor de Carlos de Inglaterra y Lady Di.

Desde entonces, sus ingresos se han cuadruplicado y ahora contarían con casi 30 millones de libras (40 millones de euros) en la cuenta corriente gracias a la publicidad que le otorgó al negocio familiar la boda real, presenciada por 1,1 millones de personas en Londres y por casi 2.000 millones de personas a través de televisión y redes sociales en Internet.

[Relacionado: Pippa Middleton y su misterioso acompañante francés]

Las cosas le van tan bien a los Middleton que, según el Daily Mail, se acaban de comprar una mansión de 4,7 millones de libras (5,8 millones de euros) y están a punto de adquirir nuevos locales para multiplicar por cuatro el espacio que ahora ocupa la compañía familiar.

Un 'subidón' de ego
Además de con una excelsa fortuna, la familia cuenta ahora incluso con escudo de armas. Michael, el padre de Kate, se lo 'regaló' a su hija semanas antes de su boda. Lo encargó a expertos heráldicos del Colegio de Armas de Londres y Thomas Woodcock, Rey de Armas y Heraldo Mayor en Inglaterra, aprobó el diseño, que costó alrededor de 5.000 euros.

Sin embargo, no siempre la familia de la joven más famosa de Reino Unido fue tan admirada. Cada cierto tiempo los tabloides británicos se encargan de recordarle a los Middleton su origen humilde, para que no se les suba la fama a la cabeza.

"De la mina al palacio", llegaron a titular los diarios sensacionalistas recordándole a los nuevos nobles que sus antepasados eran mineros y que, no hace mucho, ellos mismos eran poco más que unos 'curritos' de la aerolínea British Airways.

Más sobre economía: