Economía para todos

Cómo vestir en el trabajo

Cuenta la leyenda que a finales de los años 70 Steve Jobs fue a ver a Joe Keenan, entonces presidente de Atari, para conseguir la financiación que le hacía falta para producir el Apple II. Jobs se presentó en aquella importante reunión sin asear, vestido con camiseta y pantalón corto. Además, iba descalzo.

Steve Jobs

En un momento dado, puso sus pies, sucios, encima de la mesa de Keenan y este estalló: “¡No solo no vamos a comprar este cacharro, sino que vas a quitar los pies de mi mesa!”. Esta anécdota, que cuenta Walter Isaacson en la única biografía autorizada del fundador de Apple, podría estar en el origen de cómo los gurús de la tecnología están cambiando la forma de vestir en las oficina.

[Te puede interesar: Las mejores técnicas para conseguir que te contraten]

Según una encuesta realizada por el portal de internet DealJungle.com, el 51% de los trabajadores consideran que los actuales códigos de vestimenta de las empresas -marcados por la camisa, el traje y la corbata- quedarán obsoletos en un máximo de 20 años.

De hecho, cada vez más compañías apuestan por permitir a sus empleados vestir de manera más moderna, con lo que las camisas de cuello abierto, las camisetas, el pantalón vaquero o las zapatillas deportivas han pasado a ser el nuevo referente en la moda de oficina.

El uniforme del trabajador del siglo XXI
El estilo 'business casual', como se ha dado en llamar esta manera de vestir menos formal, va ganando terreno en las empresas españolas años después de haberse convertido en el estándar en el mercado laboral estadounidense.

Esta corriente trata de mantener en cierta medida la formalidad requerida para el entorno laboral pero proporcionando al trabajador libertad y naturalidad al vestir, evitando la incomodidad de los trajes.

Algunas compañías, especialmente aquellas más creativas, aceptan este tipo de 'look' cualquier día de la semana, mientras que en otras de la vieja escuela lo han ido introduciendo a través del concepto 'casual friday', que permite un poco más de flexibilidad en el atuendo el último día de la semana.

Evita los excesos
Aunque el 'business casual' significa un relajo en los códigos de vestimenta extremadamente rígidos heredados del siglo pasado, no todo vale para ir a trabajar. Los expertos de Adecco advierten de que no es apropiado presentarse en la oficina vestido con ropa de playa o deportiva.

También debemos evitar las bermudas, los escotes pronunciados o las prendas que dejen entrever ver la ropa interior. Además, están prohibidas las camisetas o sudaderas con mensajes groseros u ofensivos para nuestros compañeros. En cuanto al calzado, ni se te ocurra presentarte en chanclas.

Un profesional, por encima de todo
No te olvides que, aunque el estilo 'business casual' nos permite ir más a gusto a trabajar, debe ser compatible con nuestra labor en la oficina: la ropa debe estar limpia, sin arrugas y tener un cierto aire profesional.

En este sentido, los expertos apuestan por que llevemos prendas de colores suaves, mejor lisos que estampados, y que huyamos de lo estrambótico o de lo llamativo. Los estilistas apuestan por los azules y los beiges, además de convertir al pantalón vaquero en nuestro comodín para ir al trabajo.

Más sobre el mercado laboral:

Así va la Bolsa

  • Valores más activos
    Valores más activos
    NombrePrecioCambio
    7,05+1,72%
    SAN.MC
    4,840,69%
    IBE.MC
    8,88+1,79%
    BBVA.MC
    5,46+4,04%
    POP.MC
    2,26+2,17%
    SAB.MC
  • Los que más suben
    Los que más suben
    NombrePrecioCambio
    5,46+4,04%
    POP.MC
    4,55+3,41%
    NHH.MC
    5,59+3,27%
    BKT.MC
    0,41+2,99%
    PRS.MC
    7,93+2,92%
    TL5.MC
  • Los que más bajan
    Los que más bajan
    NombrePrecioCambio

PUBLICIDAD