Mercados españoles abiertos en 7 hrs 6 min

Una historia de amor contada con 55 emojis cuyo final te deja helado

Dando Guerrilla

Los emojis forman ya parte de nuestra vida cotidiana. Con un simple icono podemos mostrar nuestro estado de ánimo, lo que estamos haciendo, decir si algo nos encanta o nos repugna… Y si además los combinamos, podemos incluso contar una historia sin emplear ni una sola palabra.

Eso es precisamente lo que ha hecho la asociación belga OVK, que en colaboración con la agencia Hapiness Brussels ha lanzado una poderosa campaña que va camino de convertirse en un éxito viral, gracias al impacto que está produciendo en aquellos que la ven.


[Te puede interesar: El brillante anuncio de tráfico cuyo éxito no se podía predecir]

La pieza está íntegramente hecha con emojis, y cuenta la historia de un chico y una chica que se conocen en un bar. Tras unos bailes y algo de conversación surge la chispa entre ellos y acaban pasando la noche juntos (no hay que ser muy perspicaz para entender lo que ocurre).

La historia de amor prosigue con una cita para comer y la ilusión de los dos tortolitos, que se envían mensajes cariñosos mientras van conduciendo a su encuentro. Es entonces cuando el espectador recibe el ‘bofetón’ inesperado: un accidente de tráfico que echa por tierra el final feliz.

La explicación a este giro tan duro es que la responsable de la campaña, OVK, es la asociación belga de padres y niños víctimas de accidentes de tráfico.  Con esta pieza buscan concienciar sobre los riesgos de usar el móvil al volante, una práctica que multiplica por 20 el riesgo de provocar un siniestro.

El vídeo se ha emitido en medio millar de cines del país, dejando helados a los espectadores y cosechando críticas muy positivas. Seguro que los que volvieron a casa en coche se pensaron dos veces lo de usar el móvil al volante. Se merecen el emoji del pulgar hacia arriba.