Dando Guerrilla

El skater invidente que ha dado una lección de superación

Todo el mundo debería saber que las cosas ocurren por una razón, y que siempre hay una manera de superar los obstáculos si realmente lo deseas lo suficiente”. Esta frase está de por sí cargada de optimismo, pero adquiere una fuerza todavía mayor cuando se escucha de labios de Tommy Carroll.

[Te puede interesar: La primera hamburguesa para ciegos]

Tommy es un joven que nació con cáncer de retina y que perdió la visión cuando tenía 2 años. A los 10 se le ocurrió la ‘locura’ de desafiar sus limitaciones y ponerse a practicar con un monopatín, algo que en teoría sería casi imposible de hacer para una persona invidente. Pero su valentía, fuerza de voluntad y tesón han derribado las barreras, y una década después disfruta de su pasión como cualquier otro skater.

La historia de este ejemplo de superación se ha dado a conocer gracias a la marca holandesa de productos deportivos Perry, para la cual protagoniza su última campaña llamada “Be Brave, Be Safe” (“Sé valiente, protégete”). En ella el joven patinador narra con un arrollador optimismo las dificultades que ha tenido que superar para poder practicar este deporte donde la vista es algo fundamental.

Una de mis cosas favoritas es levantarme pronto y llegar al parque de skate antes que nadie, porque realmente puedo usar cada parte de ese lugar sin preocuparme de que haya alguien en mi camino”, asegura el joven de Chicago. Tal y como se ve en la emotiva pieza, la oscuridad es otro de sus aliados. Cuando cae la noche y se apagan las luces del complejo, nadie salvo él puede seguir disfrutando de la pasión por el patinaje.

El camino que tiene que recorrer Tommy para dominar cada instalación está plagado de obstáculos, ya que necesita memorizar cada rampa, cada desnivel. Y para ello es inevitable caerse cientos de veces. El propio patinador explica que la clave para tener confianza es contar con las protecciones adecuadas, para así vencer mentalmente los temores.

El vídeo que la marca ha colgado en YouTube está recibiendo cientos de comentarios de apoyo y admiración. De hecho, la pieza tiene un porcentaje ínfimo de votos negativos que aún así han indignado a los usuarios, que no entienden cómo alguien puede emitir una valoración desfavorable ante una historia de superación personal tan conmovedora.