Mercados españoles cerrados

El robo de bebés, la parodia que está escandalizando a la red

Dando Guerrilla

Las acciones con cámara oculta se han convertido en uno de los recursos más habituales para las empresas que quieren adquirir notoriedad a través de un vídeo viral. Además de la posible saturación del formato, el problema actual es que muchas marcas creen que cuanto peor lo pase el protagonista del vídeo, más éxito tendrá.

[Te puede interesar: ¿Se han pasado de la raya con esta campaña?]

Prueba de ello son acciones recientes como la realizada en una cafetería para promocionar la película Carrie, el hotel embrujado recreado por las pinturas Benjamin Moore o la pesadilla apocalíptica de LG. Todas ellas campañas triunfadoras con un denominador común: la clave está en lo mal que lo pasan las personas que sufren las bromas.

Cansados de este formato tan de moda, en la agencia canadiense John St. se han lanzado a ‘atacarlo’ mediante una parodia que está dando mucho que hablar. Lo que han hecho ha sido grabar una acción ficticia de cámara oculta llevada al extremo, para intentar que la gente reflexione sobre lo que podría llegar a ocurrir si esta tendencia va a más.

El vídeo que han lanzado muestra a un grupo de personas que se dedican a distraer a madres para robarles a sus bebés, llevándolas a un lógico estado de shock. Cuando solicitan ayuda a un policía que aparece en la escena, éste les desvela que se trata de una acción realizada por una marca de desodorantes para demostrar su eficacia en los momentos de mayor estrés.

Todas las situaciones son totalmente ficticias y fueron grabadas con actores. Es decir, la marca de desodorante Her no existe y ninguna madre pasó por el mal trago de ver cómo le robaban a su hijo. Sin embargo, el realismo de la campaña ha provocado un problema: muchos usuarios han pensado tras ver el vídeo que era una acción real llevada a cabo por una marca.

Así lo reflejan los comentarios del vídeo, donde muchas personas están atacando a la falsa marca con virulencia. Esta reacción es seguramente la que busca la agencia responsable del vídeo, para así hacer reflexionar sobre los excesos que se están cometiendo con este tipo de acciones. Si la gente piensa que una compañía realmente es capaz de tal barbaridad para promocionar sus productos, es que ya hemos llegado demasiado lejos…

El asalto a una casa con sorpresa, su otro vídeo denuncia
La agencia John St. ha lanzado otro vídeo dentro de su campaña de protesta, apuntando sus dardos en este caso hacia las marcas de cerveza que también se han sumado al fenómeno de los sustos con cámara oculta.

La parodia tiene como protagonistas a un matrimonio que es sacado a la fuerza de la cama por un grupo de agresivos hombres que han asaltado su casa. ¿Va a robarles, a matarles o ambas cosas? Nada de eso, solo quieren darles una sorpresa, y es que una marca de cerveza ha juntado a todos sus amigos en el salón de casa para pasar un momento inolvidable. En este caso el vídeo no ha causado el mismo revuelo que el anterior, ya que se explica claramente que se trata de una burla.