Mercados españoles cerrados en 6 hrs 12 min

El poderoso anuncio que obliga a reflexionar sobre hombres y mujeres

Dando Guerrilla

Mucho se ha hablado sobre la imagen tópica de la mujer que suele ofrecer la publicidad. Cada cierto tiempo aparece algún anuncio que levanta ampollas por utilizar una figura femenina como mero objeto de deseo o como estereotipo de mujer superficial, preocupada exclusivamente por su belleza o por las labores del hogar.

[Te puede interesar: El anuncio más desafortunado de Loterías, retirado por machista]

Sin embargo, el último anuncio que ha creado Pantene para su campaña en Filipinas ha causado sensación por su bien llevado mensaje feminista. De una forma muy elegante, el anuncio pone de manifiesto los dobles estándares a los que se tienen que enfrentar las mujeres en el trabajo y en la vida diaria.

Para ello, compara el lenguaje utilizado para describir hombres y mujeres en situaciones sociales idénticas. Por ejemplo, de un padre trabajador se dice que es entregado, pero de una madre trabajadora se dice que es egoísta. Un hombre dando instrucciones es el jefe, pero ella es una mandona. Un hombre asertivo es convincente, pero ella es avasalladora. Un hombre cuidando de su aspecto personal es pulcro, pero ella es superficial.

El anuncio se estrenó a principios de noviembre y prácticamente pasó desapercibido. Sin embargo, todo cambió cuando Sheryl Sandberg, jefe de operaciones de Facebook, se hizo eco del mismo alabándolo desde su cuenta personal. Desde ese momento el spot ha ido adquiriendo relevancia hasta convertirse en todo un éxito en la red.

El vídeo cuenta ya con casi 6 millones de visualizaciones en YouTube, y el hashtag escogido para la campaña (#WhipIt) ha sido trending topic en Twitter durante varios días, generando comentarios muy positivos. La fuerza del mensaje que transmite la pieza, realizada por la agencia creativa BBDO Guerrero, ha permitido que traspase barreras y no sólo sea conocida en Filipinas. La gran acogida que ha tenido es una muestra de que en publicidad no siempre se recurre a estereotipos machistas, algo que siempre es de agradecer.