Mercados españoles cerrados

La manera más polémica de interpretar un villancico

Dando Guerrilla

Uno de los retos más ambiciosos en términos publicitarios es intentar que un anuncio navideño destaque entre el resto, ya que en esta época se produce la mayor avalancha de lanzamientos de campañas estacionales. Muchas marcas lo intentan y muy pocas lo consiguen…

[Te puede interesar: El anuncio más esperado del año]

Una de las ‘afortunadas’ ha sido la cadena de tiendas Kmart, que ha logrado que su spot de Navidad sea uno de los temas más comentados del momento. Eso sí, para conseguirlo han recurrido a la táctica de crear polémica, una apuesta ciertamente arriesgada que no siempre acaba compensando.

El anuncio en cuestión muestra a un grupo de seis personas impecablemente vestidas que parecen estar dando un concierto, en el que interpretan canciones con una campana como instrumento. Cuando se corre la cortina que les tapa de cintura para abajo, se desvela que no llevan pantalones y queda a la vista su llamativa ropa interior.

Pero la situación que ha generado la discordia llega después, ya que el sexteto interpreta el villancico Jingle Bells a golpe de cadera. Es decir, que se da a entender claramente que utilizan sus testículos a modo de campanas para componer la melodía.

Las reacciones a la campaña, cuya finalidad no es otra que promocionar los calzoncillos de la marca Joe Boxer, no se han hecho esperar. Defensores y detractores se han enzarzado en un cruce de opiniones sobre si es ofensivo ‘jugar’ de esta manera un símbolo navideño como es este villancico.

La propia marca se ha apresurado a pedir disculpas a los espectadores que se hayan sentido ofendidos por el spot, lo cual no quiere decir que no estén contentos con la repercusión lograda. Al contrario, han mostrado su satisfacción porque su objetivo no era otro que llamar la atención. Y la verdad es que han dado la campanada porque el número de visualizaciones se cuenta ya por millones…