Dando Guerrilla

El Harlem Shake que te sorprenderá de verdad

Por increíble que parezca, el fenómeno del Harlem Shake tiene todavía la capacidad de sorprender. El baile más popular del momento tiene miles de versiones diferentes, pero seguramente ninguno de los vídeos que circulan por Internet sea tan impactante como el que ha publicado la organización holandesa Parkinson Foundation.

[Te puede interesar: Las marcas también se apuntan al Harlem Shake]

La fundación ha lanzado un spot de la mano de la agencia Saatchi&Saatchi Amsterdam que deja boquiabierto a todo aquel que lo ve. En él aparece un hombre en la cafetería de una oficina haciendo unos movimientos nada normales, mientras de fondo suena la inconfundible canción de “Con los terroristas”.

El Harlem Shake que te dejará helado

¿Se trata de una versión muy freak del Harlem Shake? Todo parece indicar que sí. Sin embargo, cuando llega el momento álgido del vídeo se produce la sorpresa que deja helado al espectador. En vez de desatarse la locura en la oficina, el protagonista se desploma y sus compañeros acuden alarmados a socorrerle.

Es entonces cuando puede leerse el mensaje que explica el trasfondo real del spot: “Temblores. Diversión para algunos, lucha diaria para otros”. Es decir, que no se trata de una nueva versión del exitoso meme sino de una cruda campaña de concienciación sobre la enfermedad del Parkinson. Pero la cosa no queda ahí...

Lo que se ve en el vídeo no es ninguna recreación exagerada de la reacción que puede tener una persona que sufre esta enfermedad. El protagonista de la pieza es el propio presidente de la organización Parkinson Foundation, Erik Roos. El principal responsable de la ONG dejó de tomarse la medicación el día antes de la grabación, para así mostrar al mundo de manera totalmente realista cómo el Parkinson puede afectar a quienes lo padecen.

La idea creativa es tan poderosa que después de ver el vídeo, seguramente a más de uno se le habrán quitado las ganas de seguir viendo nuevas versiones del Harlem Shake. Muy innovadoras tendrán que ser para conseguir sorprender más que la brillante pieza de Parkinson Foundation.