Mercados españoles abiertos en 2 hrs 56 min

La gallina de Mercedes Benz, ¿genialidad o plagio?

Dando Guerrilla

En Mercedes Benz han tomado una decisión muy sorprendente en relación con su nueva campaña de publicidad: prescindir de su icono Michael Schumacher y darle todo el protagonismo a una gallina. Como suena.

[Te puede interesar: Fiat recurre al topless para promocionar su nuevo coche]

El piloto alemán suele ser la cara visible de la marca en los spots relacionados con componentes de seguridad, pero esta vez su puesto lo ocupa este animal tan poco habitual en los anuncios de coches de lujo. La explicación está en que la pieza trata sobre el sofisticado sistema de suspensión de los vehículos del fabricante, y las gallinas traen ‘de serie’ algo muy similar.

Estos animales tienen un curioso reflejo que les permite aislar el movimiento de su cuerpo respecto a su cabeza. Es decir, que son capaces de mantener quieto su cuello por mucho que se muevan, manteniendo así la visión estable. La tecnología de Mercedes ‘Magic Body Control’ hace algo muy similar, de ahí la insólita elección.

En un primer vistazo cuesta entender lo que la marca quiere transmitir con el spot, ya que cualquiera se queda absorto al ver a un grupo de gallinas bailando al ritmo de ‘Upside Down’, de Diana Ross. No obstante, la pieza creada por la agencia Jung von Matt/Neckar acaba cobrando todo el sentido. Y eso que en ningún momento aparece un vehículo.

¿Una idea copiada a Fujifilm?
La arriesgada apuesta del fabricante alemán es para muchos una genialidad por arriesgarse a hablar de tecnología automovilística de una manera tan diferente a lo habitual. Sin embargo, no es una idea tan original como parecía, hasta el punto de que hay usuarios que acusan a la marca de plagio.

A principios de año Fujifilm lanzó un anuncio para promocionar su modelo X-S1, destacando su triple estabilizador de imagen. ¿Cómo lo hicieron? Mostrando a una gallina que mantenía la cabeza firme mientras una persona movía su cuerpo. El parecido con el anuncio de Mercedes es tan obvio que quizá la compañía alemana debería dar explicaciones. O su agencia, si han intentado darles “gallina por liebre”.